Ver. 1.0
Inversionistas
Servicios

Factores de Riesgo


Riesgo Financiero


    Objetivos y políticas de gestión del riesgo financiero

    Los principales pasivos financieros de Coca-Cola Embonor S.A., incluyen obligaciones con el público y créditos bancarios. El propósito principal de estos pasivos es asegurar financiamiento para el desarrollo de sus operaciones habituales.  La Compañía tiene activos financieros, tales como, colocaciones de excedentes, efectivo y efectivo equivalente provenientes directamente desde sus operaciones.

    El riesgo de mercado es el riesgo de que el valor justo de los flujos de efectivo futuros de un instrumento financiero fluctúe debido a cambios en los precios de mercado. Los precios de mercado comprenden tres tipos de riesgo: Riesgo de tasa de interés, riesgo de moneda y riesgo de precio de “commodities”.

    -Riesgos asociados a la tasa de interés: Al 31 de diciembre de 2015, el 34% de la deuda financiera total de la Sociedad está expresada en tasa UF más spread fijo y el 66% restante en tasa fija, por lo tanto la Compañía no tiene exposición a las variaciones de la tasa de interés.

    -Riesgos asociados al tipo de cambio en moneda extranjera: Al 31 de diciembre de 2015, aproximadamente el 9% de la deuda financiera total de la Sociedad está denominada en dólares de los Estados Unidos de Norteamérica.
    Cada $10 de apreciación de la divisa norteamericana, podría impactar negativamente los resultados en MM$560 anuales, dada la posición neta pasiva en dólares que mantiene la Compañía al cierre de los estados financieros.

    -Riesgos asociados al precio de "commodities": Aproximadamente un 30% del costo de explotación está expuesto a las fluctuaciones de precio en los mercados internacionales de insumos necesarios para la elaboración de bebidas como son el azúcar, la resina pet y tapas, entre otros. Para mitigar este riesgo la Sociedad realiza selectivamente contratos de abastecimiento de compras anticipadas y/o contratos de cobertura de tipo de cambio.  Sin embargo, el alza simultánea de cada punto porcentual en los precios de azúcar, gas carbónico, botellas Pet y tapas, podría impactar negativamente los resultados en aproximadamente MM$906 anuales.

    El riesgo crediticio es el riesgo de que una contraparte no cumpla con sus obligaciones bajo un instrumento financiero o un contrato con un cliente, lo que conlleva una pérdida financiera. Coca-Cola Embonor S.A está expuesta al riesgo crediticio proveniente de sus actividades operativas principalmente por deudores por venta.

    El riesgo crediticio relacionado al cliente es controlado por la gerencia de finanzas en Chile y Bolivia, sujeto a las políticas establecidas por la Compañía, a los procedimientos y a los controles relacionados con la gestión del riesgo crediticio del cliente. Los límites crediticios están establecidos para todos los clientes basados en criterios internos de clasificación. Adicionalmente, la Compañía tiene política de contratar seguro de crédito para algunos clientes de la operación chilena.

    El riesgo crediticio relacionado con saldos con bancos e instituciones financieras es controlado por la gerencia corporativa y local de acuerdo con la política interna. Las inversiones de los excedentes son realizadas con contrapartes apropiadas y que califiquen de acuerdo con lo establecido en la política de Coca-Cola Embonor S.A.

    Coca-Cola Embonor S.A. mantiene una política de liquidez consistente con una adecuada gestión de los activos y pasivos, buscando el cumplimiento puntual de los compromisos de cobro por parte de los clientes y optimización de los excedentes diarios.

    La Compañía monitorea el riesgo de falta de fondos utilizando herramientas de planificación de liquidez en forma consistente y recurrente. El objetivo es mantener la composición de activos y pasivos y un perfil de inversiones que permita cumplir con las obligaciones contraídas.

    La Compañía, dada la naturaleza de su negocio, ha presentado históricamente un flujo operacional que le permite afrontar adecuadamente sus obligaciones, y las proyecciones efectuadas por la administración no contemplan cambios respecto de esta capacidad generadora de flujos.

    La compañía administra la liquidez para realizar una gestión que anticipa las obligaciones de pago para asegurar su cumplimiento dentro de las fechas de vencimiento. Coca-Cola Embonor S.A. utiliza instrumentos financieros, como depósitos a plazo, pactos y otros, para invertir sus excedentes de fondos.

    Riesgo Mercado


      Coca-Cola Embonor S.A. mantiene una buena posición competitiva en los mercados donde opera, sin embargo, no es posible garantizar que la competencia en dichos mercados no se intensifique en el futuro.

      El crecimiento y rentabilidad están correlacionados con las condiciones económicas imperantes en los países y territorios donde la Compañía opera. Durante el año 2015,  el 43% del resultado operacional fue obtenido en la operación chilena y el 57% en la operación boliviana. Entre otros factores que pueden afectar el negocio están: i) inflación; ii) volatilidad de las monedas frente al dólar; iii) controles cambiarios y/o impuestos.

      Las materias primas están sujetas a efectos de tipo de cambio y volatilidad en los precios internacionales, entre ellas, el azúcar, las resinas para botellas de plástico retornable y no retornable, las botellas de vidrio y el aluminio entre otros.

      Por otra parte, la variación en los precios del petróleo puede afectar los costos de energía y transporte.

      Créditos y bonos están afectos a tasas de interés variable (Libor) y/o a la variación de la inflación en Chile (Unidad de Fomento). Para minimizar en parte los riesgos de tasas de interés, tipo de cambio y volatilidad de los insumos, la Compañía utiliza selectivamente mecanismos financieros de cobertura y alcanza en algunos casos acuerdos de abastecimientos anuales o trimestrales con proveedores.

      Mediante los derechos que otorgan los contratos de embotellador, TCCC tiene la capacidad de ejercer influencia sobre la marcha del negocio. Durante el 2015, cerca del 99% de las ventas de la Compañía correspondieron a bebidas licenciadas por TCCC que son comercializadas y distribuidas en cada una de las franquicias a través de contratos de embotellador estándar, a cuyo vencimiento corresponde acordar su renovación. La eventual terminación de los contratos impediría comercializar marcas de bebidas registradas de TCCC en el territorio afectado y tendría un efecto adverso sobre el negocio, situación financiera y resultados.