Ver. 1.0
Inversionistas
Servicios

Palabras del Presidente

    Me complace presentar a los Sres. accionistas, la Memoria Anual de Coca-Cola Embonor S.A y sus empresas filiales, correspondiente al ejercicio del 2016.

    Me es grato afirmar que el 2016 se trató de un buen año en materia de crecimiento de ingresos, resultados y en términos de continuar profundizando y ejecutando iniciativas de eficiencia operacional.

    El volumen de ventas fue de 271,7 millones de cajas unitarias, lo que representa un alza del 5,3% respecto del año anterior.

    El ingreso neto de explotación tuvo un crecimiento de un 7%, llegando a $543.569 millones, lo cual es el reflejo de un adecuado manejo de nuestras estrategias comerciales, lo que sumado a un favorable contexto en los costos de las principales materias primas, como azúcar y resina, se tradujo en que el resultado operacional alcanzó a $73.009 millones, lo que implicó un crecimiento anual de 19,7%.

    La utilidad neta de la Compañía alcanzó a $40.499 millones lo que significó un crecimiento de un 44,3%.

    La Compañía generó un EBITDA (resultado operacional más depreciación), de $103.039 millones, lo que representa un crecimiento anual de 17,9%.

    En cuanto al precio de las acciones de la Compañía que se transan en la Bolsa de Comercio de Santiago (Embonor-A y Embonor-B), también se registraron significativos aumentos al cierre del año 2016. En efecto, el precio de la acción de la Serie A se incrementó un 24,5%, y el de la Serie B un 32%.

    Estos resultados nos permiten sentirnos optimistas, ya que son consecuencia de un buen trabajo y foco operativo de todo el equipo de Embonor, en cada uno de los territorios en los cuales opera nuestra Compañía.

    En nuestra franquicia de Chile quisiera destacar diversas innovaciones en el portafolio de bebidas y empaques, entre los cuales se incluyen el lanzamiento de la bebida energética Monster, los nuevos sabores Durazno y Naranja para la marca Aquarius, los nuevos formatos Pet 3,0 Litros y el multiempaque Pet 1,5 Litros para el agua Benedictino.

    A diciembre de 2016, el 70% de nuestro portafolio en Chile lo componen bebidas de bajas calorías y sin calorías, lo cual es reflejo de nuestro compromiso por aumentar su disponibilidad. En línea con esta estrategia, puedo señalar diversas acciones comerciales, entre las que destacan la reformulación de los productos para las marcas Kapo, Aquarius y Andina del Valle, además del lanzamiento de la nueva Powerade Zero.

    El volumen de ventas de Chile ascendió a 126,5 millones de cajas unitarias, unos 718 millones de litros, lo cual implicó un crecimiento de 2,9% respecto del año anterior. El consumo per cápita alcanzó a 415 botellas de 8 onzas (98 litros por habitante al año).

    El ingreso por ventas, por su parte, llegó a $300.966 millones, creciendo un 5,6% respecto de 2015. El resultado operacional de esta operación alcanzó a $29.568 millones y el EBITDA, a $47.034 millones, con un crecimiento de 10,1% respecto del año anterior.

    La entrada en vigencia de la nueva ley de etiquetado, en la operación de Chile, representó uno de los mayores desafíos que enfrentamos durante el 2016. Implicó un gran esfuerzo de nuestra gente para adecuar la cadena de suministro y así dar cumplimiento a la nueva reglamentación. Al respecto, me enorgullece indicar que antes de la fecha exigida, gracias a la eficiente gestión de nuestros equipos, pudimos cumplir con los nuevos requerimientos y así, atender adecuada y oportunamente el mercado.

    Respecto de nuestra operación en Bolivia, se mantienen los positivos niveles de crecimiento de los últimos años y la preferencia de los consumidores por nuestras marcas.

    El volumen de ventas de esta operación durante el 2016 creció un 7,4%, alcanzando 145,2 millones de cajas unitarias, equivalente a 824 millones de litros. El consumo per cápita llegó a 335 botellas de 8 onzas (79 litros por habitante al año).

    El ingreso por ventas, por su parte, fue de $242.602 millones, lo cual es un 8,8% superior respecto del año anterior. El resultado operacional ascendió a $43.441 millones y el EBITDA a $56.005 millones, lo cual representa más de un 25,4% de crecimiento anual.

    Un pilar estratégico para la operación de Bolivia ha sido fomentar el consumo de empaques retornables, los que alcanzaron un 33% del mix total del volumen. Junto a ello, el consumo individual continúa siendo una fuente de diferenciación y ventaja competitiva, llegando a representar a fines del año 2016, un 15,3% del volumen total. Cabe destacar que la Compañía ha procurado dinamizar la industria de bebidas mediante una introducción permanente de nuevos productos, formatos y sabores, en donde destaco la marca Powerade en la categoría isotónica, la que desde su lanzamiento en el año 2011, se consolida como líder en su categoría, con una participación de mercado superior al 90%.

    El 2016 continuamos ejecutando un sustantivo plan de inversiones para las operaciones de Chile y Bolivia. En efecto, materializamos un total de $56.251 millones, destinados principalmente a ampliar la capacidad de producción y almacenaje, a optimizar la eficiencia de procesos, así como a mejorar la infraestructura e incorporar botellas retornables y activos de frío. Estas inversiones nos permiten incrementar la capacidad de atender la demanda y adaptarnos a los desafíos de eficiencia y productividad.

    En Chile se invirtieron $33.374 millones, de los cuales quisiera destacar: la construcción de nuevos centros de distribución en las plantas de Viña del Mar y Talca, los que tienen por objeto independizar la distribución local de la plantas con el acarreo hacia otras operaciones; en la planta de Viña, además, se instaló una nueva línea de embotellado no retornable y una sopladora; en la planta de Arica, se amplió la capacidad mediante la inversión en equipos auxiliares y la habilitación de un nuevo terreno; en Temuco se instaló una línea de embotellado para empaques retornables, junto con ampliaciones de la planta e inversión de equipos auxiliares; y por último, en Puerto Montt, la adquisición de un terreno para la construcción de un nuevo centro de distribución, el que contará con estándares de operación óptimos para atender adecuadamente la venta de la zona y que, además, nos permitirá proyectarnos a futuro.

    Asimismo, en Chile invertimos $2.230 millones en nuestras filiales, Vital Aguas y Coca-Cola del Valle. Estas inversiones se destinaron a la ampliación de sus instalaciones y a dos nuevas líneas de embotellado de agua mineral y jugos, con lo cual estamos bien posicionados para atender la creciente demanda por estas bebidas.

    En Bolivia se invirtieron $22.877 millones, esencialmente dirigido a aumentar la capacidad productiva y la infraestructura de almacenamiento de bebidas, para así satisfacer la creciente demanda y alcanzar mayores eficiencias operacionales.

    Quisiera destacar las inversiones en infraestructura más relevantes: en la ciudad de Santa Cruz estamos ejecutando un proyecto que ampliará la capacidad de producción a nivel nacional en un 20%, lo que implicó la instalación de dos nuevas líneas de embotellado, retornable y no retornable, ambas de gran capacidad y de última generación, una significativa ampliación y rediseño de equipos auxiliares y procesos, además de la adquisición de un terreno contiguo.

    Asimismo, debo destacar que en la planta de Santa Cruz se puso en marcha una línea de jugos, de última tecnología, lo que significó una inversión de US$20 millones.

    También el 2016, en la ciudad de La Paz se adquirió un terreno para construir un centro de distribución; se amplió la capacidad instalada de la planta de Tarija con una nueva sopladora en línea, y se construyeron nuevos centros de distribución en las ciudades de Cochabamba, Oruro y Sucre.

    Dentro de nuestras iniciativas de responsabilidad social empresarial, quisiera destacar algunas actividades realizadas durante el 2016.

    En conjunto con la Compañía Coca-Cola tenemos como meta devolver el agua que utilizamos en nuestras bebidas y procesos de fabricación. Con este fin, se está implementando un proyecto de reforestación con especies nativas y captación de aguas lluvia en el Jardín Botánico Nacional, ubicado en la Región de Valparaíso, el que permitirá recuperar 300 millones de litros de agua al año.

    Como complemento a lo anterior, Embonor ha continuado apoyando a la Isla de Pascua, territorio que es atendido por nuestra operación de Chile. Durante el 2016, entre otras iniciativas, nos propusimos apoyar la Escuela de Música y de las Artes Rapa Nui, cuya misión es rescatar su arte y cultura, mediante la generación de un espacio que preserve y fomente la música, las artes y las tradiciones de Isla de Pascua. Este apoyo se materializa mediante el aporte de fondos en la ONG Toki, fundación co-fundada por la pianista de origen Rapa Nui, Mahani Teave.

    Asimismo, durante el 2016, la operación de Chile continuó donando canchas de fútbol en sectores vulnerables de nuestros territorios de franquicia. Sólo este año se donaron 3 nuevas canchas en la Quinta Región de Chile, totalizando así, 13 canchas implementadas desde el inicio del programa en 2014. Cada una de las canchas que se implementa se ejecuta con el trabajo de nuestra gente, junto a los miembros de las respectivas comunidades, empoderándolos y generándose valiosos vínculos.

    En Bolivia, continuamos con el programa “Forjando Futuro”, el que consiste en apoyar y patrocinar estudios universitarios de jóvenes de sectores vulnerables. El 2016 se entregaron nuevas becas anuales, con lo cual se totalizaron 40 becas.

    Tanto en Chile como en Bolivia, como parte del sistema Coca-Cola, hemos continuado consolidando la estrategia de “marca única”, consistente en integrar el portafolio de marcas Coca-Cola, Coca-Cola Zero y Coca-Cola Light, bajo una sola arquitectura de marcas, de manera de fortalecer y extender los atributos de la icónica marca Coca-Cola a todo este portafolio. Esta iniciativa ha sido exitosa, potenciando la demanda y las ventas de Coca-Cola en Bolivia como también, generando una alta demanda de Coca-Cola Zero en ambos países.

    Estamos avanzando para anticiparnos a las nuevas tendencias de consumo, en especial en la categoría de bebidas de baja y cero calorías, la cual se re-dinamiza y crece constantemente. Cabe destacar que todo nuestro portafolio ofrece una alternativa baja o sin calorías, permitiendo satisfacer las distintas necesidades y gustos de los consumidores.

    Embonor es una empresa responsable con el medio ambiente. En este ámbito, se debe indicar que durante los últimos 9 años hemos reducido en un 15% el agua utilizada para la fabricación de nuestros productos. También, debo señalar que, como sistema Coca-Cola, en Chile, recuperamos anualmente para reciclaje botellas PET.

    Quisiera destacar que en Embonor fomentamos la utilización de botellas retornables, tanto en vidrio como plástico, lo que en definitiva significa reducir la utilización de materia prima y así, contribuir positivamente con el medio ambiente.

    Durante casi 55 años, Coca-Cola Embonor S.A. se ha mantenido fiel a su tarea de refrescar la vida, embotellando las marcas de la Compañía Coca-Cola, con los más altos estándares de calidad y de forma eficiente. Puedo afirmar, con orgullo, que durante este largo período hemos enfrentado múltiples desafíos y en cada caso, gracias a nuestro foco en hacer las cosas bien, y a todo el equipo de Embonor, hemos salido adelante y hemos creado valor.

    Continuamos invirtiendo en nueva y mejor tecnología, en lograr más eficiencia y productividad, y a la vez, nos preocupamos de ir mejorando las capacidades de nuestra gente y así tener en Embonor, al mejor equipo de colaboradores.

    Permanecemos alineados con The Coca-Cola Company, en los desafíos por desarrollar nuestras franquicias con nuevas marcas, sabores y formatos y en hacer las innovaciones para un mercado que evoluciona permanentemente en sus hábitos de consumo, en una industria dinámica y exigente.

    Tengo la satisfacción de poder afirmar que el crecimiento y prosperidad experimentados por la Compañía, en estos casi 55 años, ha generado una creación de valor compartida, lo cual ha impactado positivamente a las comunidades que atendemos, ha beneficiado a nuestros trabajadores, clientes, consumidores, proveedores, accionistas y a todos aquellos con quienes interactuamos. Al mirar nuestra historia y ser fieles a ella, nos permite proyectar un futuro auspicioso para Coca-Cola Embonor.

    En nombre del Directorio que presido, quiero dejar constancia de la profunda gratitud y reconocimiento hacia don Juan Mackenna Íñiguez, quien se desempeñó como Director de la Compañía desde 1999 hasta la fecha de su sensible fallecimiento, en febrero del 2017. Su vasta experiencia, su profesionalismo y, por sobre todo, su excepcional calidad humana, fueron aportes invaluables al Directorio, los que contribuyeron al crecimiento y desarrollo de la Compañía.

    Finalmente, agradezco a los más de 4.150 trabajadores de la Compañía, a los miembros del Directorio por su valioso aporte, y en especial, a nuestros accionistas, por su continuo apoyo y por la confianza depositada en nuestra gestión.

    Andrés Vicuña García-Huidobro

    Presidente